Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Tendencias en movilidad

Votos

(Total de votos recibidos 174)

(Puntuación 2,87)

Bus en EMTUSA
El principal reto en este ámbito radica en dar respuesta a las necesidades de movilidad de las personas y de las mercancías y hacerlo con el menor coste medioambiental, energético y económico posible. Los desafíos de la movilidad urbana sostenible pasan por revolver la alta dependencia de los combustibles fósiles, la congestión del tráfico, preservar la salud y calidad de vida de los ciudadanos, adecuar el consumo del espacio público y lograr la necesaria accesibilidad, sin olvidar la cohesión social de toda la ciudadanía.
Los grandes desafíos se concentran en las siguientes áreas:

La gran dependencia de los combustibles fósiles y su contaminación

En la UE, el 96% de la energía consumida en el transporte depende del petróleo y de sus derivados, un recurso que es escaso, no renovable y uno de los principales responsables del calentamiento global. Aunque cada vez se utilizan más los biocombustibles o existen vehículos alternativos en la industria automovilística (vehículos híbridos, eléctricos o con pilas de combustible de hidrógeno), todavía estas medidas no son suficientes.

La congestión del tráfico

La productividad urbana depende en gran medida de la eficiencia de su sistema de transporte y la excesiva afluencia de vehículos en las vías urbanas se ha convertido en un problema habitual de las ciudades provocando repercusiones económicas, sociales y ambientales. El reto se encuentra en utilizar la infraestructura actual de forma más eficiente, favoreciendo la multimodalidad, impulsando el transporte público, haciéndolo más rápido, flexible y con mejores conexiones; favoreciendo la movilidad virtual, a través del teletrabajo o del comercio electrónico, facilitando los horarios de trabajo flexibles y fomentando el uso de vehículos más pequeños y menos contaminantes para el reparto urbano de mercancías o la introducción de los sistemas inteligentes de transporte (SIT).

Todo ello conlleva la adopción de cambios culturales en el uso y en la propiedad de los vehículos. Una alternativa interesante la configuran las iniciativas car pooling (compartir el coche con otras personas), car sharing (coches para alquilar por horas), o bicing (bicis para alquilar por horas). En el caso de la ciudad de Gijón se puede encontrar ya el sistema de bicing a través de la tarjeta ciudadana, así como una experiencia de car sharing en la flota de vehículos municipales eléctricos y de combustión, a los que se accede también con la tarjeta ciudadana.

La salud y la calidad de vida de los ciudadanos

El tráfico de las ciudades es uno de los principales responsables de dos tipos de contaminación, la contaminación atmosférica y la acústica. Tanto una como otra desencadenan graves efectos sobre la salud de la ciudadanía y deben ser objeto de control y de reducción. En esta materia los retos están en relación con la reducción de las fuentes de emisión pero también con las innovaciones que se pueden desarrollar para minimizar los impactos. Claro ejemplo son los pavimentos desarrollados en BArcelona para absorber el ruido de las rodaduras de los vehículos.

El consumo de espacio, la fragmentación del territorio y el efecto barrera

El transporte también consume un espacio importante en las ciudades, no sólo por las vías de tránsito que necesita sino, también, por las zonas de aparcamiento que pueden ser necesarias. Lograr un equilibrio entre los diferentes usos del espacio, que anteponga los intereses de la propia ciudadanía para tener una ciudad accesible y habitable, es otro de los retos a tener en cuenta en el ámbito de la movilidad.

La accesibilidad y la cohesión social

Las políticas de movilidad deben tratar de dar respuesta a las necesidades de todos los colectivos y es por ello que para repensar la ciudad, en materia de accesibilidad, debe contarse con la participación de todas las partes implicadas: peatones, ciclistas, conductores, empresas y transportistas. El modelo de ciudad que se configure, a través de sus infraestructuras como son los carriles bici, la peatonalización de calles, la construcción de sendas peatonales, las zonas con limitación de velocidad para los vehículos a motor, entre otras, condicionará la forma de vida de su ciudadanía. Este planteamiento urbano debe ser fruto del trabajo conjunto, no sólo de los responsables del transporte público o del tráfico, sino también de las áreas de planeamiento urbanístico, las políticas de comercio, de cultura y ocio, de deportes, de salud, de educación, etc.

La movilidad sostenible y la intermodalidad

Para lograr una movilidad sostenible es fundamental la creación de una nueva cultura en la ciudadanía hacia una movilidad inteligente. ¿Qué es tener un sistema de movilidad inteligente? Significa contar con transporte público sostenible, energéticamente eficiente y asequible; contar con un ambiente amigable para los modos de transporte más livianos como la bicicleta; dotar de fácil acceso a todos los barrios, tanto a pie, como en bicicleta o transporte público; redes locales de transporte bien conectadas con las redes regionales; las redes periurbanas necesarias; y los nodos de conexión multimodal (estaciones) que deben a su vez estar integrados con las actividades sociales, culturales y económicas, incluidas las de ocio.

Las tecnologías de la información y la comunicación

Por último, las tecnologías de la información y la comunicación tienen un campo de actuación importante para solucionar los retos que presenta la movilidad urbana y contribuir al diseño de redes de transporte más eficaces. Los sistemas de transporte inteligentes pueden mejorar la gestión del tráfico, identificar los flujos de personas en la ciudad, así como los usos de los diferentes medios de transporte, entre otras. El desarrollo de las TIC aplicadas a movilidad y accesibilidad es una oportunidad clara de mejora en el entorno de las ciudades.

Más información: Análisis del Entorno
Palabras clave PEG2024 Movilidad